«El cuento de la criada» de Margaret Atwood

¡Hola, queridos lectores! Hoy os traigo una nueva lectura: El cuento de la criada de Margaret Atwood. Había oído hablar mucho sobre esta novela y tenía muchas ganas de disfrutarla.

Se trata de una distopía o eso dicen… Yo más bien lo considero un relato premonitorio o, también, un relato eufemístico de la realidad que viven muchas mujeres hoy en día. Margaret Atwood nos cuenta la historia de una mujer, Defred, una criada cuya única tarea es traer un bebé al mundo. ¿Qué sentirías si supieras que tu futuro bebé se lo va a quedar otra familia? Tampoco hay que irse muy lejos para conocer esta realidad, estamos rodeados de mujeres que se ven obligadas a ello. 

Esta historia se entremezcla con problemas medioambientales, políticos y sociales para crear un relato tremendamente impactante y aterrador. Atwood crea un mundo con clases bien diferenciadas, con mercado negro y clubs ilegales. Las criadas no pueden hablar, son educadas en conjunto, sin poder pensar, sin poder conocer, leer y escribir. Esto tampoco es algo muy descabellado… Más fácil para los poderosos… ¿No? 

Una de las cosas que más me ha atraído es el estilo de escritura, cómo la autora entreteje pasado y presente para, en el último capítulo dejarte con la boca abierta. ¿Quieres saber por qué? Puedes averiguarlo tú misma. Más abajo te dejo los links para que puedas comprar tu libro y empezar a disfrutarlo. 

Me gustaría mencionar un detalle con el que me he topado buscando en internet. El título de la novela El cuento de la criada –en inglés, The Handmaid’s Tail– fue puesto en honor a Geoffrey Chaucer y a sus Canterbury Tales. Este libro se compone de diversas narraciones que van contando unos peregrinos y que retratan satíricamente –y con gran inteligencia–, su persona, historia y pecados. No me extraña que Margaret Atwood haya querido hacer referencia a ellos en este libro. 

Mis frases favoritas de El cuento de la criada de Margaret Atwood: 

You can’t help what you feel, Moira said once, but you can help how you behave. 

All you have to do, I tell myself, is keep your mouth shut and look stupid. It shouldn’t be that hard.

Esta última frase da mucho que pensar, ¿verdad? Cuántas veces se habrá retratado a la mujer estúpida y callada en películas y libros… Cuántas veces no hemos podido hablar por temor a no ser tomadas en serio… Cuántas veces nos habrán invalidado los argumentos por ser una mujer. 

Esta novela retrata a la perfección nuestra posición en el mundo. Siempre a la sombra, siempre tomadas por un grupo: “las mujeres”, nunca como individuos únicos y válidos. Los personajes, tal y como nos adelantan sus nombres, pertenecen a alguien, a un ser masculino que las posee y las despersonaliza. ¿Hasta qué punto se trata de una distopía? Me encantaría conocer vuestros pensamientos sobre este tema y qué os suscita la lectura de Defred.

Espero que mi lectura de El cuento de la criada de Margaret Atwood os haya gustado y os animéis a leer el libro. 




¡A leer! (Y recordad: pensad, criticad y no os calléis, nunca os calléis).


Redes sociales

También te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *